Las inyecciones consisten en mejorar las características resistentes del terreno al introducir en el mismo, diferentes fluidos y productos, con cierta presión, de manera que compacta el terreno y se mezcla con él y, al fraguar, aumenta la capacidad portante del conjunto y su impermeabilidad. Esta lechada de cemento puede llevar aditivos que mejoren sus características.

Se trata de una técnica empleada en recalce de estructuras ó mejoras de terreno de características deficientes.